2008/12/18

No son cosas

Siguiendo con mi ánimo sermoneante...

No es una lavadora. No es ni un perro ni un hamster. Ya no es un bebé. Pero no es nada raro encontrarme a alguien por ahí que describe los defectos y virtudes de su hijo a otra persona como si el niño no estuviera ahí.
¿Te has imaginado alguna vez que como te sentirías si te lo hicieran a ti?
¡Yuju! ¡Respeto!

3 comentarios:

Juanete dijo...

In ordnung contigo -pero que no cree precedente- ya questas personas bajitas son convincentes esponjas del cognocimiento y sienten (si señora, lo que oye!!).

lucalvago dijo...

No quiero destrozar vuestro sistema de creencias pero es una guerra perdida. Tengo taycinco tacos. Da igual que tenga mi casa, mi trabajo en una empresa megaguay (no seré yo quien intente convencerlos de lo contrario), que "trabaje en lo mío" y que les demuestre día tras día que dependen más de mí que yo de ellos. Mi padres sigue haciéndomelo: que si no me come, que si se ha engordado, que si trabaja mucho, que si... ¡Eeeh! ¡Que estoy aquí!

Anónimo dijo...

Una altra modalitat és qui parla per boca dels fills, del tipus:
- Com et dius maco?
I la mare, sense donar opcions al nen: -Pepet!
- I quans anys tens, maco?
I la mare: - Sis, en té sis.
- Senyora, calli que li estic preguntant al nen!!!
Pot ser que les respostes del nen no siguin perfectes, però seran les seves (el mateix que li passarà a la vida, vaja).