2010/10/28

La paciencia tiene un límite




Al parecer, el catalán ya no puede ser el idioma preferente en el ayuntamiento de la capital de Cataluña.

Nos están echando. Y me sabe fatal.